Al observatorio



El otro día revisando mi correo en el móvil hubo uno que me llamó la atención.



Desde hace tiempo tengo costumbre de suscribirme a los newsletter de los ayuntamientos o centros de actividades de los municipios, cositas culturales que van surgiendo y que verdaderamente tienen poca difusión al menos donde yo vivo (o será que no me compro el periódico diariamente, si acaso sale en el periódico).

Pues resulta que habían organizado unas charlas sobre astronomía y astrofotografía no lejos de mi casa y así que fuimos todos a empaparnos del conocimiento ajeno y a alucinar con cosas que no habíamos visto jamás a pesar de tener telescopio en casa, después de todo lo que aprendimos ayer la cosa será mucho más sencilla.

Tras las charlas nos encaminamos al observatorio, yo jamás había pisado uno en mi vida.

Aparcamos y aquello estaba totalmente a oscuras, tanto que no se veía donde pisabas. Es algo normal porque con luz no se podría ver nada. Por suerte tenía en el móvil una app que simula una linterna y llegamos al observatorio sin caídas.Una vez allí me sorprendió lo pequeño que era, una parcela normal, como para poner una casa no demasiado grande, situado en lo alto de una montaña. El olor de la montaña de noche fue algo que me llegó, había olvidado el olor de la naturaleza.


Cuando llegamos no se veía nada, solo veía siluetas, mucha gente y un chico hablandonos (su blog es este) y señalando las estrellas como si fuera una pizarra con un láser verde. Jamás imaginé que se pudiera señalar nada en el cielo con tantisima claridad con un simple puntero laser. Alucinante.

Nos estuvo explicando las distintas constelaciones e incluso vimos la vía láctea (claro, el trozo que se ve jajaja). Yo no suelo mirar nunca al cielo, tal vez de pasada, por eso me fascinó la cantidad de estrellas fugaces que vimos y la cantidad de satélites que pasaban, y sobretodo lo rápido que se "mueve" el cielo en pocos minutos.

Al final de la charla nos dejaron observar unas estrellas binarias y a Saturno.

Os recomiendo que os informéis de alguno que tengáis cerca de casa y reservéis una noche para ir a conocer ese mundo, es algo que de verdad merece la pena. Eso sí, llevad ropa de abrigo, algo para beber y comer y ¡MUCHA PACIENCIA!


Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios:

  1. Guau Belle, muchas gracias por compartir esta experiencia en tu blog. Voy a ver si vuelven a realizar una jornada así para poder ir yo también, me apunto el blog del muchacho ;-). Siempre aportas cosas super interesantes. Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Acabo de descubrir tu blog mucho. Yo soy fisica y entre en la carrera para ser astrofisica aunque despues me quede en otra rama. La verdad es que ese mundo te fascina o no te llama nada la atención.
    Te invito a visitar mi blog y si te gusta y nos apetece seguirnos...
    Un beso

    ResponderEliminar