martes, 11 de marzo de 2014

Pequeños momentos diarios, ser feliz



Hoy vengo un poco amarga porque una persona cercana le han detectado una cosita mala y le tienen que dar quimio y tal vez operar y quitar algunas cositas... es una chica joven.

Me rompe.

Yo tengo claro que te detecten X enfermedad, sea cual sea la enfermedad, no quiere decir que se acabe NADA. Una persona puede estar diagnosticada y curarse y otra que está perfectamente sana le da un parraque de repente y se acaba todo.

Relacionado con este tema recomiendo el libro "El mundo amarillo", un libro para darle valor a lo que lo tiene, y para aprender a disfrutar de todo. Un libro indispensable.



He pasado muchos años de mi vida centrándome en el trabajo y en cosas que no tienen importancia alguna, he sido muy feliz de todos modos aunque haya dejado de hacer muchas cosas (que nunca es tarde para hacer ahora), pero viendo tantos casos de enfermedades y malas noticias hay que aprovechar cada instante, incluso de los momentos malos para sacarles siempre el mayor jugo, ver siempre el lado alegre de todo.

Hace unos días me permití el lujo de comprarme una libretita que guardo en el cajón de la mesita de noche, cada noche apunto todas las cosas agradables que he disfrutado cada día.


Intento sacar siempre el mayor partido a cada día, incluso antes del trabajo suelo pasear un poco y disfrutar del calor del sol, por la mañana riego mi pequeño huerto (estoy intentando hacer un huerto urbano jeje), y trato de buscar ratitos agradables.




Image and video hosting by TinyPic

1 comentario:

  1. Tienes toda la razón, hay que intentar en todo momento sacar el jugo (bueno) a las cosas.
    Y por lo de esa chica, mucho ánimo, piensa que si hay tratamiento, es que hay posibilidades. Lo malo es cuando te dicen que ni tratamiento, ni esperanza ni nada, y solo toca esperar. Te lo digo por experiencia. :(
    Un beso!

    ResponderEliminar